El cuidado diario de la cara es la mejor garantía para mantener nuestra piel fresca y joven sin tener que recurrir a tratamientos faciales extremos para tratar los posibles problemas que pueden aparecer. Como el dicho popular dice que “mejor prevenir que curar”, te dejamos el paso a paso necesario para realizar una limpieza diaria de la piel.

La limpieza facial debemos realizarla todos los días, preferentemente por la noche, e incluso dos veces al día si es necesario. Debemos complementar este cuidado diario con mascarillas faciales un par de veces por semana, es conveniente que te aconsejen en tu centro de estética.

Limpieza diaria de la cara, paso a paso

El primer paso para que la limpieza facial sea efectiva es conocer a fondo nuestra piel. Los productos deben adaptarse a las características de nuestra cara, ya sea de piel seca, grasa o mixta, y también de si el ambiente en el que nos encontramos es seco o húmedo. En cualquier caso no olvides escoger productos de calidad y que favorezcan la hidratación.

Comenzaremos la limpieza facial eliminando las impurezas de la piel con un desmaquillante. Si llevamos maquillaje lo eliminaremos, y en caso contrario la leche limpiadora nos servirá para eliminar las impurezas diarias de la contaminación y la exposición de la cara.

En segundo lugar, aplicaremos un tónico facial, necesario para que el pH de la piel quede equilibrado, sobre todo si previamente hemos realizado algún tratamiento con exfoliantes que puedan irritar la piel.

Por último aplicaremos una buena crema hidratante, preferiblemente de base acuosa, para hidratar la piel al máximo. En caso de que haya zonas afectadas por problemas concretos (acné, heridas, manchas etc.) podemos recurrir a cremas o pomadas concretas para tratar esas zonas antes de aplicar la crema hidratante sobre toda la superficie de la cara.

Tratamiento no invasivo con el que se va exfoliando la piel con distintas intensidades, extrayendo las células muertas y puliendo de forma gradual por capas. Se produce un arrastre suave, controlado y uniforme que contribuye a la producción de colágeno, disminuye y suaviza las manchas superficiales producidas por la exposición solar, atenúa las líneas de expresión y signos de envejecimiento y aporta luminosidad al rostro.

Un peeling facial compuesto por enzimas que penetra en las capas inferiores de la piel, limpiando los poros en profundidad y eliminando las células muertas. Conseguirás una piel limpia, lisa y luminosa.

Publicado: 21 de Octubre de 2016 a las 10:47